CAMAS VACÍAS

I

Arriesgándome a que éste papel sea roto como de costumbre, me atrevo a escribirte.

Comencemos de esta manera… ¿Sabías que la gente que padece el trastorno obsesivo - compulsivo presenta un desequilibrio de Serotonina y que cuando Marazziti comparó los niveles de serotonina de los enamorados con este tipo de enfermos descubrió que los niveles de serotonina tanto en la sangre de los unos como de los otros eran 40% más bajos que los individuos “normales”? TRADUCCIÓN: el amor y las enfermedades mentales son difíciles de diferenciar.

Por otro lado ¿tenías conocimiento de que el amor produce actividad en el núcleo caudado porque éste es el hogar de una densa proliferación de receptores para un neurotransmisor llamado dopamina y en las proporciones correctas, la dopamina provoca energía intensa y alborozo, agudiza la atención y motiva para obtener recompensas? El amor nos hace audaces, nos vuelve brillantes y vigorosos, nos permite hacer cosas que de lo contrario no haríamos.

¿Ahora entiendes por qué estoy aquí? En mi, sospecho que la dopamina rebasó los límites… estoy aquí para ser franca, aunque quizás sea un poco tarde. Lo hago por mí, porque no quiero quedarme con esto adentro, no quiero sentir que faltaron o sobraron palabras, aunque con eso te quite tiempo y pueda incomodarte.

II

Desde el principio supiste que eres mi sueño y siempre espere como niña que fueras aquel poeta que se siente en la acera a dibujarme, pensarme e imaginarme. Siempre quise encontrar a mi poeta:
“con mi amante, para que sus palabras dulces me distraigan un rato. Para poder jugar con sus versos, mientras sus dedos largos se mueven por el aire como mariposas vivas. En mis sueños, el miedo se pierde y solo quiero dormir para, en el sueño de mi sueño, otra vez descubrir que mi amante no me abandona, que sus ojos desorbitados me siguen por los senderos. Que no me puede tocar aunque no pierde las esperanzas de poder hacerlo. A pesar de que su imagen se mantiene siempre a cierta distancia, yo sí saboreo sus besitos lanzado al viento, son como fresas rojas y gordas que se posan sobre mi cara y me lamen, me muerden con delicadeza y me vuelven a lamer” .

III

Ese poeta eres para mí, ese letargo del cual no quiero despertar, ese sueño en aquella sala de espera tan fría y sola sin esperar mas nada. Te dibujo más allá de lo conciente, de lo real. Te imagino, no con el fin de crearte, de idealizarte, sólo de extrañarte. Te pienso, te toco más allá de la dermis o epidermis, te siento tan cerca, que tus dedos tocan mis sueños y mi boca besa tu angustia. Te sueño un poco, para tenerte más tiempo.

IV

Hubiera querido que el tiempo insensibilice mis sentidos y congele mis anhelos, que ese tiempo, el autor de la distancia, esa mujer infinita que nos separa, se acortara y me llevara donde estas tu, tan quieto, tan sublime… tan tú.

A mi nadie me dijo que el amor era un juego de máscaras, de antifaces, de añagazas, donde tú jugabas a no quererme y me querías, y yo jugaba a quererte y te quería. Nadie me enseñó la estrategia, ni la táctica, ni las reglas del juego y entonces ¿qué hice? Lo que haría cualquier niña, me inventé las reglas del juego.

La primera regla era decir las cosas cuando las sintiera, porque sabía que ese cariño te alimentaba, tú me lo habías dicho y yo no quería dejarte desahuciado y sin fuerzas para seguir jugando.

La segunda regla era no salir de la habitación donde habíamos comenzado a jugar, los límites eran las costillas al norte y el pubis al sur; el lugar era pequeño, pero nos acomodamos perfectamente. Tan bien estábamos, que decidiste vivir en mi piel y alquilar un dormitorio en mi ombligo.

- Tu piel es mi patria, con plagio y todo – pronunciaste.

Yo te dije:

- ¡No hay problema pero el arriendo son tus besos!

Lo pensaste dos segundos y proferiste:

- ¡Me agrada la idea mi bella esquizofrénica!

Desde aquel día, todas las noches recorrías mi geografía con tus dedos, dibujabas montañas, senderos, desiertos y mares. Yo, por mi parte, te pedía que naufragaras en mis ríos, que descansaras en mis orillas, hasta que los dos quedábamos rendidos y dormíamos profundamente. Como quien necesita de un oso de peluche para dormir, yo solo necesitaba tus manos en mi cintura para descansar tranquila.

Así pasaban los días, tu lengua tan cerca de mi ombligo; esa pasión… Tu boca queriendo saborear mi vientre, que es tu vientre. Tus labios acariciando mi cadera, con el dulce vaivén de tu ritmo. Tu nariz olfateaba mi aroma, que huele tanto a ti, y subía hasta besar cada una de mis costillas ¡LAMENTO QUE SÓLO SEAN OCHO! Proseguías a mi pecho ¡Qué delicia tus dientes mordiendo mis pezones! La sincronía del trepidar de tus dientes con el latido de mi corazón. Seguías al norte, carcomiendo cada detalle de mí, que es tan de ti. Mordisqueabas mis hombros y tus dedos jugaban con mis aureolas, tan tensas, tan duras, tan tuyas.

V

De pronto suena el timbre y me despierto… ya no estás, te habías ido. Ante eso
¿Cómo definirte mi rabia?
Rabia de que no puedas acosarme con tus ojos,
Rabia de que no puedas decirme:
“métete debajo de estas cobijas, de este abrigo
Y sedúceme al ritmo de los latidos.
De no poder clavarte mis uñas y rasguñarte los miedos.
Rabia de esta imposibilidad de ahorcarte,
De asfixiarte con mis brazos… tan cerquita de mí pecho.
De que no puedas apretarme entre tus piernas,
Entre tus dudas y me grites:
¡No te vayas nunca!
Rabia de estar prohibida de dar pasitos de bebé en tu memoria,
En tu espalda llena de recuerdos.
Rabia de tenerme y no quererme
¡Rabia, es sólo eso, rabia!

VI

Entonces abrazo mi oso de felpa, sospecho que la cama se ha encogido una plaza y que “la adrenalina duerme ya en camas separadas, que solo hay la sístole, pero ya sin diástole. Entiendo que lo atroz de la pasión es cuando se acaba, cuando al punto final de los finales no le siguen los puntos suspensivos” . (J. Sabina lo había explicado de la mejor manera).

Comentarios

Martín ha dicho que…
Hace mucho tiempo, obligué a mi cerebro a no dejarse confundir. Ahora creo que me ha estado tomando el pelo todo este tiempo.
Elisa ha dicho que…
Lolo... acabo de descubrir esto que dicen que es tuyo.. ya me di cuenta que muy tuyo..

Entradas populares de este blog

Descalabro

Divagaciones