“Todo es mentira en este mundo… Todo es mentira la verdad”


Miraba fotografías hace algunos días, lo que suelo hacer cuando realmente no hay mucho que hacer. En eso de perder el tiempo, encontré fotografías del conocido villano Joker y otras de Two Faces. Al rato ya había puesto en el Nick del Msn “Todos tenemos algo de jokers y otro tanto de two faces”.

Los mensajes no se hicieron esperar. ¿Por qué dices eso? No todos somos así… ¿Te pasa algo? ¿Quién te hizo qué cosa? Y un sinnúmero de cuestionamientos más que realmente no vienen al caso.

Lo primero que pensé fue que los nicks del msn pueden tranquilamente ser un arma de manipulación y un buen elemento para llamar la atención. Pero más allá de eso me asombró la mojigatería de mis coterráneos.

Jack Napier, el Joker, es el villano por excelencia. Hasta cierto punto me admira su irreverencia, su ironía y su facilidad para esconder tanto detrás de su sonrisa mal pintada. Absolutamente todos lo hacemos. En general, automáticamente al despertar nos pintamos una máscara que disimule los trastes del pasado y las frustraciones de lo que no somos aunque nos engañamos pensando que sí.

Del Joker se dijo que era un “superdotado” con un enorme potencial intelectual. Su cerebro recibía demasiados impulsos y no podía parar de recibir información. Estaba demasiado consciente del mundo que le rodeaba y para sobrevivir a esto tenía que reinventarse día a día.
No sé qué tan lejanos de eso estamos para santificarnos o maldecir cuando leemos un mensaje como el mío.

Luego se atemorizan por escribir “Two Faces”. Que lance la primera piedra quien no tiene dos, tres, cinco o veinte caras. Tanto nos han embarrado el cerebro con frases como “mentir es un pecado” “ser hipócrita es lo peor del mundo”, que nos lo creemos sin reflexionar en el pequeño detalle de que cada día lo volvemos a hacer.

Algunos suavizan sus mentiras categorizándolas en piadosas y de plano mentiras. Da igual el nombre que le pongas, seguirá siendo una mentira. Aunque le cambiemos de color, le pongamos más detalles sigue siendo eso: una mentira.

Harvey Dent es el prototipo de hombre de bien. Su vida correcta, profesional, galán y buen mozo. Por un acontecimiento en su destino se convierte en otro villano más, enemigo de Batman. ¿Y no todos somos así? ¿No todos tenemos nuestra segunda o más bien primera cara guardada?

¡Me declaro aficionada del Joker y el Two Faces! Dos personajes que no temen mostrar su maldad, que aceptan sus circunstancias y que de vez en cuando deciden dejar de negarse. Dos artífices mucho más humanos que cualquiera de nosotros que no reniegan de sus defectos, que libremente odian, aman, temen, se vengan, matan y mueren. Dos creaciones inventadas por diferentes hombres que seguramente utilizan a su obra de arte para decir lo que por ellos mismos no podrían.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
sip amiga tines toda la razón yo pienso que al final del dia uno siempre terminan sacando una o varias mascaras que ha debido usatr pata diversas ciscustancias cotidanas y al final todas esas mascaras forman parte de una sola personalidad que como vos dices es humana mata, muere, ama y odia
Martín ha dicho que…
Un rebaño de lobos con piel de cordero. Un cordero criado por lobos. Aquel que tenga la valentía debe sacarse la venda de los ojos.
Anónimo ha dicho que…
Guambra... Yo tengo un solo rostro (al menos eso creo), pero sí creo que depende de quien me vea, o mejor dicho, desde donde me está mirando...

"el mushpo"

Entradas populares de este blog

Descalabro

Divagaciones