El misterio de los gatos negros...


Hoy es uno de esos días en los que quiero sorprenderte… quizás con una sonrisa o sorprenderte con un beso o talvez con un abrazo que caliente tus huesos y te aproxime cada vez más a mí. Es de esos días donde espero el momento, como felino al acecho, para atacarte con cariño en lo más profundo e incierto de tus entrañas.

Las sorpresas siempre llevan implícitas el misterio de lo desconocido, pero también llevan lo fascinante de la expectativa y la espera. Y es que para mí tú eres ese cajón de sorpresas que me lleva a temer lo desconocido y lo incierto pero siempre vence el misterio y la expectativa de conocerte en cada momento y en cualquier lugar. Pero el conocerse no implica siempre hablarse y eso es lo nuevo de sentirte cerca.

Sueles enseñarme que los NO rotundos siempre llevan un SÍ escondido. Que los besos en la frente suelen decir tanto o más que un beso en la boca. Que los abrazos porque sí son deliciosos. Que las afirmaciones sin palabras resultan dulces momentos. Que la palabra “bella” suena mejor al despertar. Que los besos son mejores cómplices en la noche. Que tus manos dibujan y pintan mejor en este lienzo que es mi piel.

Hay tantas cosas que aprendo contigo a cada instante y tantas más que vendrán que lo menos que puedo hacer por ti es de vez en cuando convertirme en espía y seguirte en el pensamiento y sorprenderte, sacarte sonrisas como conejos de un sombrero y carcajadas como juegos pirotécnicos con estallidos de risas.

Sorprenderte para ver en tus ojos un flashback de emociones, de recuerdos y el reflejo de tanta gente que te quiere. Quiero sorprenderte tanto y de tantas formas… sospecho que este es un buen principio para hacerlo.

Comentarios

Lylibeth Wiracocha ha dicho que…
Bello!
felicidades
supercrisis ha dicho que…
...Y los SÍ rotundos, qué llevan escondidos?
Martín ha dicho que…
seráfff de una nueva entradita (ya que no hay editores....)

Entradas populares de este blog

Death

Descalabro