domingo, 22 de marzo de 2009

Princesa Vampira

1 comentarios

Hace algunos días terminó en Quito el Festival Ecuador Jazz 2009. El día de clausura tuve que ir a trabajar. Cuando llegué, me instalé donde se encontraban los chicos de sonido y desde ahí disfruté del espectáculo. No sé si venga al caso citar el lugar y el acontecimiento del día pero ¿Qué más da?

La cuestión es que entre conversar y escuchar buena música, el Yackal bostezó de una manera contagiosa y enérgica. Acto seguido se quedó mirándome y dijo:

- ¿A dónde se irá mi energía cuando bostezo?

- Yo me la robo – Dije yo en son de broma.

- Vampira – Me dijo.

La conversación me dejó pensando, más que nada por la atracción y afición que siento hacia los vampiros, hombres lobo e historias de la Edad Media.

¿Vampira? Quizás. El punto es que esto se relacionó con otro comentario del Yackal. Conversando me decía que una amiga mía le parecía atractiva porque era libre. ¿Libre? No entendí mucho el concepto, pero me quedé con esas dos palabras en la cabeza: Vampira – Libertad. En realidad son 15 letras que se relacionan de una manera extraña.

Siempre he pensado que la libertad es un concepto bastante subjetivo y que nunca o casi nunca puede verse plasmado en la realidad. No es una visión pesimista del asunto, solamente es una visión. Considero que nadie puede verdaderamente ser libre pues siempre hay algo que ata.

En mi caso creo que lo que más me mantiene en estado de esclavitud son mis instintos. Esas ganas locas de muchas cosas a la vez. No sé hasta qué punto eso sea realmente un estado de esclavitud o un sentimiento de independencia y soberbia.

Desde esa perspectiva soy como una vampira. Los vampiros están esclavizados a beber sangre para sobrevivir, a no ver la luz del sol, a ser inmortales por los siglos de los siglos… Yo estoy esclavizada a amar apasionadamente, a disfrutar de los días lluviosos y a considerarme inmortal más allá de las cuestiones carnales.

En tal caso, el Yackal tiene una visión distinta del mundo. Agradezco su halagador término de Vampira y haré honor al título. Robaré las energías que necesite para seguir viviendo, de manera que aunque no tenga aquellos colmillos y mi piel no sea tan pálida, cualquiera pueda reconocer mi especie. Y pensándolo bien… no me molesta tanto esta esclavitud, siempre y cuando yo ponga las reglas ja ja!

viernes, 6 de marzo de 2009

Muñeca mal fabricada

7 comentarios

Aún no logro cantarme las verdades y peor sacarme de la cabeza tantas mentiras. La cuestión es que sentarse a conversar con una misma se tornó en una batalla bastante difícil de ganar.

Llegan momentos, circunstancias en el viaje donde no sabes si lo mejor es escaparse un rato o de plano seguir por las vías del tren sin conocimiento del paradero final. Y al final ¿Cuál final? si todo de cierta manera se repite una y otra vez. Todo es tan cíclico. Todo se convierte de cierto modo en un círculo vicioso del cual no se puede salir, a menos que alguien salga claramente herido.

Yo no soy un ángel ni pretendo serlo. Es más, considero que la mejor definición de lo que podría ser o soy sería "una muñeca mal fabricada" y hasta mi nombre bien podría ser el de aquella muñeca: Lolita. Por lo tanto, no soy digna de tanta confianza, pues toda muñeca mal fabricada viene sin garantías.

Creo fervientemente que si las muñecas mal fabricadas podríamos hablar, no pediríamos estar bien fabricadas pero sí tener alguien que nos cuide un poco los defectos, para no perder la originalidad que de cierta manera tenemos frente a otras muñecas y a los demás juguetes.

El pasado me ha llevado a pensar siempre que mientras más pesimista puedas ser, mejor puedes ver las cosas cuando llegan con buena cara. El presente me ha dado la lección de que los momentos con espontaneidad suelen ser más dignos de ser vividos. El futuro... El futuro no me enseña nada aún. Y aunque lo hiciera, creo que no es fiable confiar en alguien del que realmente no sé mucho.

Lamento no poder acompañar a Ruido Perro en su racha de buena vibra. Estoy contenta de haber leído a Supercrisis porque sus palabras me llevaron a escribir esto que parece no tener comienzo ni final realmente fijado. La inspiración que suelo encontrar en Pupilos del Parnaso, casi siempre atina con lo que estoy pensando. Las palabras directas de Triplesentido han llegado a quebrar mi visión subjetiva de la realidad, pero siempre vuelvo a sentir que nada está por sentado. Y las viñetas y caricaturas de Zyrko solo hacen más grande mi deseo por conocer los secretos de la mente humana.

Para que mentirles diciendo que las muñecas mal fabricadas sentímos las emociones friamente. Nos confeccionaron con el defecto (o virtud ¿Quién sabe?) de vivir apasionadas de los momentos, recuerdos, circunstancias, apariciones, etc. que se nos presentan. No me pidan que piense lo que debo o no hacer pues para mi sería más sencillo sentir si voy por buen camino.

A nosotras, las muñecas mal fabricadas, es muy fácil indentificarnos: reímos mucho, lloramos en la misma cantidad, nos quedamos viendo puntos fijos y nuestra mente se vuela fácilmente a lugares que nos recuerdan la paz de días mejores. Obviamente, como nuestro nombre lo dice, llevamos varios defectos a cuestas, pero la diferencia entre cualquier mortal y nosotras es que nuestros defectos bien podrían pasar por virtudes.

En fin, soy una muñeca mal fabricada y no quiero cargar con más defectos que los míos. Hoy es de esas noches en las que simplemente me da por aceptar los errores que llevo a cuestas y pensar que cualquiera debería verse la ropa de imperfecciones primero y luego pedirme la cuenta de mis actos.

Seguramente, como le sucede a Supercrisis, la persona indicada no leerá este mensaje mali-gno, así que A QUIEN LE CAIGA EL GUANTE QUE SE LO CHANTE, PORQUE ESTOY CANSADA DE CHANTÁRMELO YO.

lunes, 2 de marzo de 2009

PAUSA

0 comentarios
Porque siempre es bueno darse una pausa y pensar en los años acumulados...

De vez en cuando hay que hacer
una pausa
contemplarse a sí mismo
sin la fruición cotidiana
examinar el pasado
rubro por rubro
etapa por etapa
baldosa por baldosa
y no llorarse las mentiras
sino cantarse las verdades.

(Mario Benedetti)