domingo, 11 de octubre de 2009

VICTORIA

4 comentarios

Su nombre es Victoria. Heredó el cabello azabache de su padre y el hoyuelo en la sonrisa de su madre. Su figura es esbelta, pero sus caderas son pronunciadas (otro regalo de su madre). Le gusta leer, podría devorarse los libros que quisiera y tiene un don exquisito para la música (esta vez es un regalo de su padre).

Sus cejas son pobladas, sus ojos color miel y su mirada es profunda como quien mira y se cuelga en algún recuerdo. No es la niña más guapa del mundo pero como dice la canción “juro que era más guapa que cualquiera”.

Victoria hace honor a su nombre y es fuerte. Ríe sin vergüenza y le gustan los instrumentos de cuerdas. No sabe qué será de su futuro, pero sabe que su presente está marcado por la fortaleza de sus decisiones.

Victoria no existe más que en la memoria de quienes conocimos su historia y bien podría ser Ana, Verónica o Soledad. Ella es la recreación de un espejismo vivido.

Victoria será el grito de guerra para los malos momentos y será el susurro para las peleas ganadas. Será lo que no ha sido y lo que ella quiera ser.