miércoles, 30 de diciembre de 2009

Reuniones del reino animal

2 comentarios

Cuando las oportunidades se presentan hay que aprovecharlas sin pensarlo dos veces. No siempre puedes ver a un loro conquistar un imperio, mientras un perro lo subestima. Ni ver a un perro ganar con trampas.

Es que los loros hablan mucho sabes? y los perros observan... Lo cual nos lleva a pensar que, por un lado, el perro estaría cansado de escuchar al loro y por otro lado, que el segundo tenía ventaja sobre el primero (cuestión de estrategia). Pero lo que se considera como definitivo muchas veces suele ser como un caleidoscopio. Un juego en el que dos contrincantes no se conocen se convierte en un acto interesante y una batalla que merece ser luchada.

Es solo que el perro tiene una mirada enternecedora y eso, a cualquiera del reino animal, le conmueve. El loro ha ganado ya el imperio pero no puede ser capaz de arrebatarle nada más y el can ha decidido ganarle en todo lo demás. Han conversado por horas y conocido ciertas cadenas que los obligan a caminar cabisbajos de vez en cuando. Han buscado con qué alimentarse y solo han encontrado caramelitos de colores. Luego han repasado recuerdos y dibujos.

Quizás los loros viven mucho tiempo encerrados en jaulas que no les permiten ver más allá de los barrotes. Quizás los perros han recorrido demasiado y quieren por una noche quedarse solos en sus pequeños agujeros. Pero algo está totalmente claro: Los perros y los loros no se llevan como "perros y gatos".


martes, 29 de diciembre de 2009

"Hay días sospechosamente Light"

2 comentarios



Los días son a veces tan tristes que sencillamente no
merecen la pena. No merece la pena correr, ni esperar, ni vigilar. Días tan
tristes que no merecen ni un esfuerzo, ni el más pequeño movimiento. Los días
así hay que dejarlos correr, como los trenes nocturnos.


Ray Loriga "Tokio ya no nos quiere"