DISECCIONES


Lo tengo en mis manos, te tengo en mis manos. Pienso que sería alucinante estrujarte, diseccionarte, rascar cada resquicio y buscar cada parte oscura. Tomo un bisturí y hago la primera incisión. Brota mucha sangre roja, oscura, caliente. Limpio un poco la herida y veo el primer recuerdo: tu padre levantándote para ir a la escuela. Lo tomo con cuidado y lo pongo a un lado, no sin antes sentir que hubiera sido enternecedor tener el mismo recuerdo.

Realizo el segundo corte y escucho risas, carcajadas y se vislumbra a un niño flaco, flaco, de quizás 4 años contando chistes de muy alto calibre a sus familiares que lo aplauden acompañados de sonrisas. Tomo el recuerdo y lo coloco cerca del otro.

Al realizar el tercer corte, la sangre aparece coagulada, negra, fría. No puedo ver nada y solo atino a pensar que, como en todo, hay cortes o heridas que duelen y no sanan.

Pero cuando hago la cuarta incisión, aparece un niño tarareando: TIIII-TIII-TAAAAA! TSSS-TSSSS-TSSS! Y agitando su cabeza. Debe ser el recuerdo más fuerte o memorable pues al tenerlo en las manos he sentido el boom, boom, boom, como bombo de una batería.

Ahí está, abierto de par en par, diseccionado, lacerado por cada recuerdo, por cada noche de luna llena, por cada montaña escalada.

Lo tengo en mis manos. Pienso que sería alucinante estrujarte, diseccionarte… Pero los cortes permanecerían intactos por tiempo indefinido. La mayoría de remembranzas las vivo contigo. Soy por naturaleza curiosa, lo cual no quiere decir que sea capaz de diseccionarte para conocerte.

Lo tengo en mi manos, lo tengo en prenda, lo tengo de prestado. Así que lo envuelvo nuevamente y lo guardo cerca del mío. Al bisturí lo dejo en la ventana, quizás alguien lo encuentre. Si la tentación le gana diseccionará lo que le han prestado. A veces es imposible resistirse a los excesos.

Comentarios

Emiliano Pardavila ha dicho que…
Me gusto mucho el relato... como los que habia leido anteriormente... sinceramente un gusto leerte
salud y buena suerte
lolita ha dicho que…
Muchas gracias por tus palabras. Mientras hayan personas que me lean´, seguiré escribiendo.

Cuidate y suerte también
Marko ha dicho que…
A veces es imposible resistirse a los excesos. -es fascinante salir dla línea dlos límites de lo ordinario o de lo lícito-

Pienso que sería alucinante estrujarte, diseccionarte…
lolita ha dicho que…
Hay momentos en que vivir lejos de los límites es mejor... vivir lo necesario.. evitar los excesos... otras veces es necesario lo contrario... Los extremos nunca suelen ser positivos... aunque siempre atractivos...

Saludos y gracias por pasar
Memo ha dicho que…
Lindo, lindo texto.
lolita ha dicho que…
Gracias, Muchas gracias... Un fuerte abrazo a todos

Entradas populares de este blog

Death

Descalabro