CRASH Y BOOM


Me pregunto si el chico CRASH entiende que cada día que pasa es un campo de batalla y que lo peor de todo es que no tiene estrategia para pelear. Se mantiene en el ataque. Saca sus baquetas y golpea con fuerza la bateria hasta quedar sin aliento.

La verdad es que el chico CRASH tiene una mala racha y todo va como un juego de dominó: una ficha tocó a otra ficha y esa a otra, y al final todo quedó desperdigado por el piso.

Yo no puedo mirar fijamente a los ojos del chico CRASH, "el chico triste que me hace reír". Mirarlo sería tener la capacidad de mentir y decirle "Tranquilo, todo pasa". Y la verdad nada pasa, todo se repite con intervalos de calma, pero seguramente el motivo por el que sufre se reciclará para aparecer nuevamente pero en forma de fichitas.

Por eso hemos decido comprarnos una radio, porque sabemos que si hay que irse a la mierda es mejor hacerlo rápido y con buena música. Así que vamos en el automóvil practicando.

La cuestión conmigo es similar. Él es la chispa y yo la bomba. Yo tampoco tengo estrategia, pero me resulta conveniente mantenerme a la defensiva y recordar selectivamente partes partes de la batalla. Así que él ataca y yo me defiendo y nadie sale magullado más de lo necesario. Es una cuestión de consecuencias: un chico CRASH siempre necesita de una chica BOOM.

Así que eso sería. Los dos vamos por la carretera a 1000 por hora y esperamos de cualquier modo y en cualquier momento hacer CRASH Y BOOM. No podía ser de otra manera.

Alguna vez vi una película, de esas que no te dejan dormir y te inquietan. La protagonista decía "Él entró a mi vida muy rápido y me gustó. Nos aplastó el peso de nuestra alegría". Y pensé en el chico CRASH, porque de algún modo, él llegó para aplastarme con el peso de su alegría.

Ahora él tiene una mala racha y yo le propongo largarnos de aquí. Quizás eso no solucione nada y quizás el siga teniendo la misma mala racha, pero nada quita que exista otro quizás escondido y que las cosas de algún extraño modo vayan saliendo. Yo solo le propongo largarnos. Él solo atina a largarse conmigo, así que nada puede salir tan mal.

De momento, el chico CRASH práctica su batalla baterística y yo lo miro fascinada. A veces lo escucho golpear el "pad" con rabia y luego corre hacia mi como un niño. Cuando todo esto sucede pienso que quizás él tiene una mala racha y quizás yo tenga memoria selectiva, pero aún nos sigue aplastando el peso de nuestra alegría.

Comentarios

Martín ha dicho que…
se debe escapar mientras se pueda.
lolita ha dicho que…
Hay que escapar de las malas rachas, huir del aletargamiento del hastío. Correr con buena música hacia el aplastante peso de la felicidad.

Entradas populares de este blog

Descalabro