PARA LLENAR EL ÁLBUM SIN CROMOS REPETIDOS…


Lo que todos buscan al final es la exclusividad y no hay más vueltas que darle o ¿es usted de los que prefiere compartir? No me venga con mentiras baratas. Lo que todos queremos es ser exclusivos, que al final del juego sea yo el ganador y es más, que haya un perdedor que ratifique mi triunfo.

Sé que no suena tan dulce y diplomático pero es lo que hay y lo que hay no siempre es agradable. El que llega al final recibe las sobras, así funciona y así es.

Nadie quiere ser tratado como los demás, nadie quiere parecerse a alguien más o ¿te gusta cuando te toca un cromo repetido? Es la misma lógica. Todos queremos ser exclusivos y con base en eso, se explica totalmente nuestro comportamiento frente a la realidad.

Por eso aquella frase de “amar es compartir” va quedando guardada en los baúles de la memoria de cada individuo. ¿Amar es compartir? ¿Así sin más? ¿Así de general esta frase que rige la vida de tantos hombres y mujeres? Que simpleza, que falta de claridad, que falta de respeto hacia la especie humana.

¿Compartir? ¿Quién, con dos dedos de frente, comparte lo que es valioso para uno? Seamos sinceros y francos: al diablo con la compasión y las mentiras solapadas en verdades imposibles de cumplir. Todos, absolutamente todos, cuando pisamos esa habitación llamada realidad tenemos solo una palabra en nuestro cerebro: EXCLUSIVIDAD.

Al principio todo puede sonar bastante egoísta pero después de darle un número limitado de vueltas a la cuestión, va dejando de ser tan descabellada la idea. ¿Por qué debo yo compartir lo que es mío?

Se entiende que es una cuestión ligada a lo moralmente bueno, si no compartes eres malo y te vas al infierno. Pero ya estamos grandecitos ¿no? Se va desdibujando poco a poco la figura religiosa y manipulada de la bondad y comienzo a entender que todos los que te critiquen y juzguen por ser exclusivo, no saben nada ni de ti, ni de ellos, ni de la situación. Así que pueden irse al carajo y tu seguir con lo tuyo.

Nadie va a decirte que lo que haces está bien, nadie va a tragarse el orgullo para decírtelo, pero en el fondo tu sabes que quizás no lo estas haciendo bien, pero estas haciendo algo y ellos ¿qué?
Nadie te quita los recuerdos que son como trofeos ganados. Nadie. Ni siquiera los fantasmas que golpean tu puerta cada vez que intentas escaparte.

Mientras algunos se preocupan por “compartir” otros esperan sentados la mitad de lo que tiene el otro. La cosa suena bien samaritana pero termina siendo un enmascaramiento de la mediocridad.

Por eso yo pido exclusividad, ante todo y por sobre todo, pero… ya estamos grandecitos ¿no? La exclusividad termina siendo un bote a la deriva que nunca llega a anclar en el puerto. Muchos hablan de ella pero francamente nadie la ha visto. Me esfuerzo por encontrarla e irme despegando de esta mediocridad pegajosa que comienza a ahogarnos a todos.

Después de todo no somos tan malos ¿no?

Comentarios

Martín ha dicho que…
"I want the one I can't have
and it's driving me mad
it's all over, all over my head"
lolita ha dicho que…
Te dejo un blog donde estan todas las traducciones de las canciones de The Smiths. Quizás no lo has visto aún y quizás te guste. http://traduccionessmiths.blogspot.com/2007/08/i-want-one-i-cant-have-on-day-that-your.html
Regina Giacometto ha dicho que…
Es tan desquiciado pero tan delicioso el amor egoísta.... Aunque se quiere exclusiva de parte del otro, se pretende dar cuanto se tenga... Todo lo que se es puede ser tanto que alcanza, aunque no para muchos, quizá para los suficientes....

Por lo menos eso me pasa.
(mmm..... egoist)
lolita ha dicho que…
Maldito y venerado egoismo! La exclusividad es algo que todos desean...

Entradas populares de este blog

Descalabro