Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2011

INSTANTÁNEAS DE KUSTURIKA

Imagen
Fotografías tomadas en la rueda de prensa de Emir Kusturika and The No Smoking Orquestra en el Teatro Nacional Sucre el Viernes 25 de noviembre del 2011

CADÁVER EXQUISITO

Imagen
Tener un banquete de recuerdos implica, desde un punto de vista, auscultarlos, comérselos, vomitarlos en el presente y descomponerlos en el futuro. Desde otro punto de vista quizás, un banquete de recuerdos sea simplemente digerirlos y mejorar el organismo.
Hay recuerdos pestilentes, amargos, agridulces, dulces, fríos, cálidos, en fin, para todos los gustos. Saber combinarlos genera efectos que perforan las emociones llenándolas de significado.
Ray Loriga decía en “Tokio ya no nos quiere” que “es el recuerdo y no el olvido, el verdadero invento del demonio”. El recuerdo, en cierto modo, es como un veneno que va royendo cada pedazo de la memoria, carcomiéndonos de a poco lo que nos queda.
El mismo autor también repetía un proverbio que decía Quien pone un pie en el pasado y un pie en el futuro, se mea en el presente”, así que quien anda comiendo excesivamente recuerdos, o se empacha o se va pudriendo por dentro. Eso decía Xavier Velasco en su libro “Materialismo Histérico” “recuerdos me…

El que espera, desespera

Imagen
El hombre estaba deshecho, tenía un alo de tristeza y la mirada perdida o en algún sitio que yo no conocía, porque no lograba descifrar su infinita lejanía y su nostalgía a flor de piel.
Cuando lo encontré, estaba sentado en la banca del parque, con los codos sobre las piernas y las manos en la barbilla. A su alrededor, la gente paseaba, conversaba y reía. Los niños jugaban, saltaban y gritaban a todo pulmón.
Su sola presencia me llenó de melancolía y no pude hacer más que sentarme a su lado y mirar hacia donde él miraba, aunque claramente no teníamos el mismo objetivo.
- Es imposible no esperar... - me dijo mientras pasaba su mano derecha por la frente.
No supe qué responder. No lo había pensado y tampoco entendía por qué se había dirigido a mí, por qué había decidido conversar conmigo.
Nos quedamos callados por varios segundos, quizás minutos. En mi cabeza solo daba vueltas la palabra esperar y se asociaba con esperanza y luego con tristeza. Luego no entendía por qué la esperanza se me h…