Ir al contenido principal

CADÁVER EXQUISITO


Tener un banquete de recuerdos implica, desde un punto de vista, auscultarlos, comérselos, vomitarlos en el presente y descomponerlos en el futuro. Desde otro punto de vista quizás, un banquete de recuerdos sea simplemente digerirlos y mejorar el organismo.

Hay recuerdos pestilentes, amargos, agridulces, dulces, fríos, cálidos, en fin, para todos los gustos. Saber combinarlos genera efectos que perforan las emociones llenándolas de significado.

Ray Loriga decía en “Tokio ya no nos quiere” que “es el recuerdo y no el olvido, el verdadero invento del demonio”. El recuerdo, en cierto modo, es como un veneno que va royendo cada pedazo de la memoria, carcomiéndonos de a poco lo que nos queda.

El mismo autor también repetía un proverbio que decía Quien pone un pie en el pasado y un pie en el futuro, se mea en el presente”, así que quien anda comiendo excesivamente recuerdos, o se empacha o se va pudriendo por dentro. Eso decía Xavier Velasco en su libro “Materialismo Histérico” “recuerdos mentecatos que se me van trepando por el cuerpo, chupándome los jugos y el sosiego, apestándome el alma, contaminándome los sueños de pesadillas donde yo tengo todo menos perdón de Dios.”

Al final del juego cuando decidimos iniciar el banquete todos terminamos consumiendo recuerdos por el exquisito placer de volver a sentir lo que sentimos cuando los comimos por primera vez. No importa si nos envenenan o nos purifican, si nos calcinan o refrescan, si nos empachan o nos dejan hambrientos, lo importante es sentir que se nos va o vuelve la vida con ellos.

“Las señales que dejamos nos permiten reconstruir las cosas que rompimos. Se avanza a tientas por el pasado, y aunque no todas las piezas encajan, y algunas ni aparecen, poco a poco, se reconoce un olor, un momento, una noche, o el color de sus ojos. Las señales que dejamos en la piel, nos traen algunas de las cosas que tuvimos, que fueron nuestras, cuando el tiempo no existía, y la memoria no era necesaria.” (Ray Loriga – Lo que la piel no dice)

Comentarios

Memo ha dicho que…
Este año recién leí Héroes. Y Loriga decía algo como "nadie sabe cuánto le cuesta dormir a un niño asustado".

Los recuerdos me dan miedo.

Aunque no siempre.
Loló ha dicho que…
Hay de cal y de arena más bien... Por eso creo que la cuestión es saber cómo comerlos, cuántos comer y aprender a hacer bien la digestión.

Abrazo!
Memo ha dicho que…
Me gusta que sea un abrazo y no un 'saludo' (como que era muy político, ja!)

Abrazo devuelto,
de vuelto
y de vuelta.
Loló ha dicho que…
Jajaja políticamente correcto, pero ya que estamos en confianza bloggera jajaja! Abrazo!

Un saludo con abrazo!
Holden ha dicho que…
Este post está muy bien. Me gusta la forma en que destacas que hay que vivir en el presente, aunque no podamos olvidar el pasado ni dejar de pensar en el dichoso futuro.

¡un saludo!
Loló ha dicho que…
Otro para tí, que bueno saber que has pasado a dar una hojeada (virtual) por el blog!
Holden ha dicho que…
Te sigo normalmente, lo que pasa es que por alguna razón no me aparece cuando actualizas. Dichoso blogger.
Loló ha dicho que…
Ah bueno! Que chévere que visites mi blog frecuentemente!

Saludos lejanos!

Entradas populares de este blog

Death