Entradas

Mostrando entradas de 2014

Bis

Imagen
Cuando los pájaros comienzan a gorjear y tú los escuchas ahí, detrás de la ventana, con todos los intentos de acciones fracasados, sabes que la noche ha naufragado y que la resaca cerebral se viene despiadada.
Tomas un taxi y las luces de la ciudad son como destellos que te devuelven a la realidad luego de mantenerte en un estado de NO ESPACIO-TIEMPO abrumador. Recuerdas cada acción una y otra vez pero no logras entender en qué parte se rompió el elástico. Pagas al conductor y no hay precio caro por el placer de lo vivido, ni la frustración de lo no vivido. Algo se quema en la azotea, sea por frío o calor.
Puedes repetir el plan una, diez, cien o mil veces. Puedes levantarte todos los días pensando que los fantasmas se irán pero siempre habrá uno que quiera quedarse y tú permitirás que se quede porque no soltar la soga tiene cierto encanto, porque la cordura, la mayoría de las veces, no resulta tan excitante como desquiciarse un poco.
Soy el tiempo que perdiste en conocerme, la carre…

"The sound of silence"

Imagen
Está bien, lo admito, fue una sequía de palabras. Bueno, en realidad fue un dique que atravesó este espacio-tiempo y mantuvo todo estancado en la azotea. Supongo que eso se siente cuando alguien te golpea con un bate de béisbol en la cabeza. Un zumbido irritable y luego el silencio, el maldito e incómodo silencio.
Eso fue lo que pasó cuando M llamó y dijo “D está muerto”… silencio, desesperante y agobiante silencio. Aún  no encuentro las palabras o quizás lo estoy haciendo mientras miro, sin parpadear, el teclado e intento describir con letras la caída del castillo de naipes o el ocaso del guerrero.
D tomó mi mano mientras esperábamos en el hospital y dijo “debo ser muy salado para que vuelva a crecer el tumor en menos de un mes” y luego, intentando mantener la compostura, me dijo, con la voz bajita, “yo no le tengo miedo a la muerte, pero me hubiera gustado vivir más. No me preocupan ustedes pero no sé qué va a ser de M”. Y D no sabía que M y todos los demás nos la estábamos jugando …